Amor, nunca podrás olvidarme

Que hoy no estás conmigo, no me preocupa. Que te fuiste y que no vas a regresar, me tiene sin cuidado. Que me dices que tienes una nueva vida, que por fin encontraste a alguien que te comprende, que estás en paz y que eres feliz, te lo creo. Pero recuerda, no se puede engañar al corazón con simples palabras. Y por más que intentes negarlo, por más fuerte que lo grites, tus palabras nunca llegarán allá adentro, donde palpitan los sentimientos. Y lo que tú sientes por mí vive aún en tu interior. Lo sé bien. Sé que vayas donde vayas me llevarás contigo siempre, como tu sombra. Mi amor estará tatuado en ti, será esa cicatriz que no puedes arrancar, marcada con fuego, por ese fuego que un día sentimos tú y yo. Sé que hagas lo que hagas no podrás olvidarme, no podrás negar que me amaste, que me quisiste mucho y que eso sigue ahí. Sigo viviendo en tu corazón, me sigues recordando, sigues pensando en mí. Cuando el silencio te aquiete por las noches, al intentar dormir. Cuando sientas que todo está bien, que tu vida es perfecta, que lo tienes todo pero te hace falta algo. Cuando recorras las largas horas del hastío tan sólo para encontrarme al final. Cuando atisbes por la ventana buscando afuera algo y no sepas qué es. Cuando descubras que hay un vacío en tu vida y que ese vacío tiene mi nombre, ese nombre que no puedes borrar de tu mente. Cuando descubras que mi recuerdo resbala despacio entre tus lágrimas. Sólo entonces recordarás esa felicidad que tenías, que sentías conmigo. Y sentirás que te hago falta. Y ese sentimiento te seguirá por siempre. Porque sientes lo mismo que yo, porque nos amamos y tú lo sabes. Porque eso que sentimos es imborrable, no se puede arrancar del cuerpo ni del alma, es el amor verdadero, el amor duradero, esa flama que no se apagará nunca aunque lo intentes. Porque tú y yo fuimos dos almas fundidas en una, yo toqué tu alma y tú la mía, y la intimidad que conocimos no la encontrarás en ninguna parte. Conocimos el amor y tu rompiste ese acuerdo, me diste la espalda. Y no olvidarás que te gustaba verte reflejada en mis ojos, que veías el amor en mis ojos, no olvidarás mis besos dulces, ni mis cálidos abrazos, ni las risas, ni la alegría de estar juntos en silencio, ni el hambre de ti que reflejaba mi mirada. Sé que mi ausencia te duele, mi ausencia es un recuerdo que perdura, que no se acaba, un recuerdo que se niega a morir. Ahora, tú sigue intentando olvidarme, sigue engañando a tu corazón. Mientras, yo seguiré viviendo en ti así como tú vives en mí. Y mi deseo de que vuelvas será tan inmenso como lo será el tuyo, por olvidarme.

The URI to TrackBack this entry is: https://desdeotrarealidad.wordpress.com/2010/07/16/amor-nunca-podras-olvidarme/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: